La carboxiterapia es un procedimiento que consiste en la inyección, mediante un equipo altamente especializado, de moléculas de dióxido de carbono medicinal de alta pureza, con el fin de mejorar las condiciones generales de la piel.

Se trata de una aplicación mínimamente invasiva y muy segura que incide sobre todo en la estimulación del flujo sanguíneo y la mejoría de la elasticidad de la piel. Se recomienda para reducir la celulitis así como la grasa localizada.

Las sesiones nunca pasan de 60 minutos de duración y permiten incorporar el dióxido de carbono de manera controlada, mediante una aguja muy pequeña. Tras la aplicación se observa la mejoría en la producción de colágeno, elemento clave para mantener tersa la piel. Con ello, se reducen las arrugas, las estrías y otras marcas como las que produce el acné. También está indicado para ayudar en la mejoría de las varices.

La carboxiterapia debe aplicarse con equipos y agujas perfectamente esterilizados e inertes.

El tratamiento se realiza en varias sesiones, 1 sesión semanal, se recomienda un mínimo de 6 sesiones. Sus beneficios suelen durar en torno a 1 año y tiene pocos efectos secundarios entre ellos: sensación de picor, agujetas, enrojecimiento en el momento de la aplicación y a veces hematomas pequeños.

SOLICITA TU CITA: