El ácido hialurónico (AH) es un componente presente de forma natural en nuestras articulaciones, cartílagos y piel.

Dependiendo de la zona en la que lo encontramos cumple distintas funciones:

  • En las articulaciones ayuda a evitar que se produzcan fricciones dolorosas.
  • En los cartílagos funciona como reconstituyente.
  • En la piel actúa como agente hidratante y da soporte a los tejidos permitiendo que tengamos una piel más tersa, con más firmeza y por ello con aspecto más joven y sano.

Gracias a sus propiedades químicas el acido hialurónico tiene la capacidad de retener agua en grandes cantidades, es uno de los elementos responsables de la producción de colágeno, razón por la cual es muy útil en la cicatrización, restauración y rejuvenecimiento de la piel.

Con el avance de la edad el AH se produce en menos cantidades, es por ello que con el paso de los años la piel se vuelve más seca y aparecen las arrugas. Este maravilloso componente es un pilar fundamental en los tratamientos de Medicina Estética, ya que permite restaurar volúmenes, mejorar flacidez, hidratar, redensificar, disminuir arrugas, etc.

Una buena forma de mantener lozana nuestra piel es realizando tratamientos de AH tanto preventivos como de mejoría global , lo que nos permitirá hacer el paso del tiempo más amable.

SOLICITA TU CITA: